FIN: Nota de prensa


FIN
30oct-7dec.
Galería Fernando Pradilla, c/ Claudio Coello 20, Madrid.



FIN

Algunos intelectuales, sensibles y pioneros, comienzan a darse cuenta de lo equivocados que estábamos, comienzan a darse cuenta de que venimos de un arte que tenía como misión fundamental ser el pasto con el que se cebaba al ganado, con el que se divertía a la nobleza, mientras la gran mayoría de los artistas, bufones de corte encantados de conocerse a sí mismos, comparecían cómodamente sentados sobre el éxito de su propia obra, fuera poco, mucho o absolutamente ninguno. Quizás por necesidad, quizás por desesperación, pero también por ganas y por capacidad, una nueva generación de creadores plásticos ha decidido quitarse la nariz de payaso, los complejos y las manías, han decidido pensar lo que dicen y decir lo que piensan, dejar de estar de acuerdo con lo que no estaban de acuerdo y meter los dedos en las llagas del sistema, en los temas que les preocupan, en el capital, el poder y la política, sin censura pero con responsabilidad, con la responsabilidad de incorporar una conciencia social, una ética desde la estética que nos permita construir un mundo que piense por sí mismo, que exija responsabilidades cuando las haya, donde no valga absolutamente todo y donde todo pueda ser válido. No se trata de romper por romper, de criticar porque resulte más sencillo destruir que construir, se trata de mejorar, de dejar en evidencia que hay cosas que no se pueden tolerar y algunas otras que se pueden hacer mejor, se trata de realizar una
crítica de nosotros sobre nosotros mismos, una reflexión sobre el primer mundo desde el propio primer mundo.

(Fernando Gómez de la Cuesta,“High Society”, 2013)


Santiago Morilla presenta su proyecto Fin, en el que reúne dibujos, vídeos y pintura mural. Su arte –como afirma Giorgio Gallotti- “es una hibridación mixta de ilustración y arte urbano. Sus tramas poéticas cubren el melancólico mundo del hombre, dibujando directamente sobre muros públicos o privados los cuerpos antropomorfizados de animales casi humanos u hombres mitad bestias, condenados a permanecer encerrados en ellos mismos. Micromundos que se desarrollan dentro de nidos o capullos cuyos filamentos se han dibujado sin límites, uno por uno”.

Uno de los proyectos de Morilla, presentes en la exposición, es High Society, sobre el que  Fernando Gómez de la Cuesta apunta: “Algunos intelectuales, sensibles y pioneros, comienzan a darse cuenta de lo equivocados que estábamos, comienzan a darse cuenta de que venimos de un arte que tenía como misión fundamental ser el pasto con el que se cebaba al ganado, con el que se divertía a la nobleza, mientras la gran mayoría de los artistas, bufones de corte encantados de conocerse a sí mismos, comparecían cómodamente sentados sobre el éxito de su propia obra, fuera poco, mucho o absolutamente ninguno. Quizás por necesidad, quizás por desesperación, pero también por ganas y por capacidad, una nueva generación de creadores plásticos ha decidido quitarse la nariz de payaso, los complejos y las manías, han decidido pensar lo que dicen y decir lo que piensan, dejar de estar de acuerdo con lo que no estaban de acuerdo y meter los dedos en las llagas del sistema, en los temas que les preocupan, en el capital, el poder y la política, sin censura pero con responsabilidad, con la responsabilidad de incorporar una conciencia social, una ética desde la estética que nos permita construir un mundo que piense por sí mismo, que exija responsabilidades cuando las haya, donde no valga absolutamente todo y donde todo pueda ser válido. No se trata de romper por romper, de criticar porque resulte más sencillo destruir que construir, se trata de mejorar, de dejar en evidencia que hay cosas que no se pueden tolerar y algunas otras que se pueden hacer mejor, se trata de realizar una crítica de nosotros sobre nosotros mismos, una reflexión sobre el primer mundo desde el propio primer mundo.”

La trayectoria artística de Santiago Morilla se ha intensificado en los últimos años. En 2010 participó en la Feria Internacional MACRO “The Road to Contemporary Art”; presentó su proyecto de redefinición del arte urbano “Los límites del paisaje” en la galería José Robles de Madrid, la intervención site-specific “Nidi” en la Fondazione Pastificio Cerere de Roma y su proyecto de arte público “El Jardín de la buena dicha” en la Noche en Blanco de Madrid.

En 2011, el Museo Palazzo Collicola de Arte Contemporáneo de Spoleto, Italia, adquiere su obra mural "The renewal mold" y la ciudad de Palma de Mallorca encarga la producción de "Sobrasada extrema", una intervención mural de gran formato especialmente pensada para las calles del centro medieval palmesano, e inaugura el programa “Conexiones” de dibujo contemporáneo en el Museo ABC de Dibujo e Ilustración de Madrid con la exposición individual  "Ornamento y Detonación", comisariada por Óscar Alonso Molina.

Santiago Morilla ha ampliado su formación de Bellas Artes con  la especialización en Media Art, en el “MEDIA Lab” de la University of Art and Design, en Helsinki, Finlandia, lo que ha enriquecido formal y conceptualmente su obra, que ha sido reconocida con importantes becas y premios, entre los que destacan, la Beca de Artes Plásticas en la Real Academia de España en Roma o el Gyeonggi Creation Center International Exchange Program Artist Residence, en Seúl, Corea del Sur.

Recientemente, en Corea del Sur, ha realizado “Water Beacons” un enorme proyecto de intervención aérea en las cuatro azoteas del Gyeonggi Creation Center, ahondando así en su interés por la modificación del paisaje y las nuevas visiones intermediadas de la cartografía global.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal